jueves, 5 de julio de 2018

Comunicat de CEDSALA sobre la situació a Nicaragua


Des de fa dos mesos, molta tinta ha corregut a propòsit de la situació que travessa Nicaragua.

A les persones que formem part de CEDSALA, Centre de Documentació i Solidaritat amb Amèrica Llatina i Àfrica, ens dol aquesta situació, ja que aquest comité de solidaritat naix a la calor de la Revolució Sandinista a la fi dels 70, i moltes persones ens impliquem des d'aquesta organització en la solidaritat amb el poble de Nicaragua i sempre ens hem sentit unides per tot el viscut i compartit a través dels anys amb aquest poble

Fins abans que esclatara el conflicte, hi havia un cert consens a caracteritzar Nicaragua, en comparació amb els seus veïns, com un país tranquil, en el qual s'havien aconseguit algunes millores socials.  No obstant això, som conscients de la deriva del Front Sandinista, que s'allunya de les seues bases populars i de les seues posicions històriques en el camp socialista, allunyament que s'ha jalonat mitjançant una sèrie de pactes amb l'església, el partit liberal o l'empresariat nicaragüenc.

Volem assenyalar el context geopolític que travessa Amèrica Llatina i l'intent d'acabar amb els governs que no accepten el dictamen de les multinacionals per mitjà dels anomenats “colps blans”. A Nicaragua, són notòries les implicacions de l'Església i els EUA, des de fa anys, per a traure, aprofitant el descontent del poble cap al seu govern, a aquest del poder i, en el seu lloc, posar un govern d'acord amb les seues  polítiques neoliberals. 

Malgrat la quasi unànime versió interessada que ens arriba a través dels mitjans de comunicació generals, que insisteix en una situació d' “alçament popular”, respost amb una repressió indiscriminada per part del govern, les informacions que ens arriben directament des de Nicaragua, d'una part i d'una altra, ens fa plantejar-nos algunes reflexions:  

- Creiem que hi ha disconformitat i crítiques justes des de diferents instàncies amb el govern actual i sobretot amb el president Daniel Ortega i la vicepresidenta Rosario Murillo. Però, desgraciadament, no existeix una alternativa d'esquerres a l'actual direcció del Front que, en el cas de la seua caiguda, permetera un resultat diferent que l'arribada al govern de la dreta més recalcitrant i el seu aliat de sempre. 

- Pensem que l'esclat d'aquest conflicte, que té com a motiu la reforma de la Seguritat Social, només és l'espurna que va servir per a l'incendi del descontent d'una part del poble, però sobretot de l'empresariat. Uns ixen al carrer per a protestar contra les polítiques governamentals, i, uns altres, per a aprofitar aquest descontent i crear conflicte per a enderrocar el govern, i sembla que no, precisament, per la via de les urnes.

- Entenem que en gran manera, darrere de les destrosses i la violència, es troba la mà d'EUA, que ha tingut i té una gran activitat a Nicaragua, a través de la USAID, la CIA, el National Endowment for Democracy, el National Democratic Institute, esglésies evangèliques, ONGs, associacions d'estudiants, partits polítics, etc. que reben diners i suport material. 


   En aquests dos mesos la violència  exercida per ambdues parts  ha causat massa dolor i mort, per la qual cosa creiem que la solució del conflicte  és   que  s'investigue, que isquen a la llum els vertaders responsables de tanta mort i destrucció i  que no queden impunes, que els diferents actors implicats en aquesta trista situació, siguen capaces de mantenir, amb serenitat i autocrítica,  una taula de diàleg, en la qual s'arribe a acords que traguen al poble  de Nicaragua d'aquesta barbàrie i incertesa sobre el seu futur,  sense intervenció estrangera. 

sábado, 30 de junio de 2018

DECLARACIÓN INSTITUCIONAL DEL AYUNTAMIENTO DE VALÈNCIA


DECLARACIÓ INSTITUCIONAL DE L’AJUNTAMENT DE VALÈNCIA A FAVOR DELS DEFENSORS I DEFENSORES DELS DRETS HUMANS, DEFENSORS DE LA VIDA I DE LA HUMANITAT


Este Ayuntamiento manifiesta su consciencia de que este año 2018 representa un hito importante en la historia reciente de la lucha por los Derechos Humanos. Precisamente, en esta fecha se cumplen 70 años de la aprobación por las Naciones Unidas de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Igualmente, 2018 supone los primeros 20 años de la aprobación, también por la Asamblea General de las Naciones Unidas, de la “Declaración sobre el derecho y el deber de los individuos, los grupos y las instituciones de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales universalmente reconocidos”, más conocida como Declaración de los Defensores y Defensoras de los Derechos Humanos. Posiblemente el elemento más notorio es el hecho de establecer como obligación internacional la necesidad de proporcionar apoyo y protección a estas personas en el contexto de su labor, la cual constatamos que se torna día a día más difícil y arriesgada.

Como institución saludamos y reafirmamos el llamamiento de dicha Declaración a que todos y todas tenemos una responsabilidad y función que cumplir en la mencionada defensa. Pero subrayamos ahora, en este aniversario, la responsabilidad primera de los estados e instituciones para con la defensa de los derechos universales y de forma especial para con la garantía de la vida y el ejercicio de esa defensa por parte de aquellos y aquellas hoy dedicados de forma explícita a esta función. Los llamados Defensores y Defensoras de los Derechos Humanos, son igualmente Defensores de la Vida y Defensores de la Humanidad. Por eso, saludamos y apoyamos mediante este pronunciamiento su desempeño y compromiso en una lucha que debe de ser de todos y todas.

En el mismo sentido ya expresado, y en consonancia con las Naciones Unidas, queremos ahora recordar algunas de las obligaciones fundamentales de los estados en este campo como son:
    * Proteger, promover y hacer efectivos todos los derechos humanos; 
    * Garantizar que toda persona sometida a su jurisdicción pueda disfrutar en la práctica de todos los derechos y libertades sociales, económicos, políticos y de otra índole; 
    * Adoptar las medidas legislativas, administrativas y de otra índole que sean necesarias para asegurar la aplicación efectiva de los derechos y las libertades; 
    * Proporcionar recursos eficaces a las personas que denuncien haber sido víctimas de una violación de los derechos humanos; 
    * Realizar una investigación rápida e imparcial sobre las presuntas violaciones de derechos humanos; 
    * Adoptar todas las medidas necesarias para garantizar la protección de toda persona frente a toda violencia, amenaza, represalia, discriminación negativa, presión o cualquier otra acción arbitraria resultante del ejercicio legítimo de los derechos mencionados en la Declaración; 
    * Promover la comprensión pública de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales; 
    * Garantizar y apoyar la creación y el desarrollo de instituciones nacionales independientes encargadas de promover y proteger los derechos humanos; por ejemplo,[1] mediadores o comisiones de derechos humanos; 
    * Promover y facilitar la enseñanza de los derechos humanos en todos los niveles de la educación y la formación profesional oficial. 


Sin embargo, el Ayuntamiento de València también es consciente de la pérdida de valor en los últimos años del discurso de los derechos humanos en detrimento de otros principios e intereses (políticos, geoestratégicos, económicos, comerciales) y esto nos preocupa de forma especial.

En este mismo ámbito, constatamos el alarmante aumento de las violaciones a los derechos fundamentales de los defensores y defensoras que se está produciendo globalmente. De acuerdo al "Informe anual sobre defensores y defensoras de derechos humanos en riesgo en 2017" de Frontline Defenders, esta organización tuvo información del asesinato de 312 defensores y defensoras en todo el mundo. De estas muertes, prácticamente el 70% se producen en América Latina, concentrándose casi la mitad en cuatro países México, Guatemala, Honduras y Colombia.

Sólo en este último, y según la misma fuente, se dan el 30% de todos los asesinatos a defensores y defensoras de derechos humanos que ocurren en el mundo. Dos terceras partes de todos estos asesinatos se producen contra personas que defendían la tierra, los derechos de los pueblos indígenas y el medio ambiente, casi siempre en el contexto de actividades de megaproyectos, industrias extractivas y grandes empresas.[2]

Según el citado informe, Colombia es el país más peligroso para el ejercicio de los derechos humanos a nivel mundial, el ataque a los defensores y defensoras de derechos humanos constituye un fenómeno en aumento, generalizado y sistemático, a lo que se añade una falta de garantías efectivas y de protección adecuada para el ejercicio de la defensa de los derechos humanos. En los cuatro primeros meses del año 2018 han sido asesinadas 53 personas.

Pero los asesinatos son solo la punta del iceberg de un patrón sistemático para acallar a quienes en defensa de los derechos humanos, se enfrentan a los intereses de los poderosos. Junto con las amenazas o el hostigamiento, la criminalización siguió siendo la estrategia más común utilizada para obstaculizar y deslegitimar el trabajo de las defensoras y defensores. Miles fueron objeto de detenciones, acusaciones falsas, sometidas a procesos legales largos, costosos e injustos y, en algunos casos, condenados y condenadas a largas penas de prisión.

Igualmente, en el citado informe se hace mención a la situación que se vive en los Territorios Palestinos Ocupados y la situación de las defensoras y defensores de derechos humanos que se ven sometidos a falsas acusaciones, acoso judicial y detención en régimen de incomunicación. En julio de 2017, el tribunal militar israelí de Ofer en Cisjordania ordenó la detención administrativa de la defensora Khitam Saafin, presidenta de la Unión de Comités de Mujeres Palestinas, durante tres meses, sin juicio, por razones de seguridad que no fueron precisadas.

La acusación se basó en pruebas, "secretas" y que no fueron llevadas ante los tribunales, de pertenencia al Frente Popular para la Liberación de Palestina.

Y así mismo, más de medio centenar de presos/as políticos/as saharauis están cumpliendo condena en prisiones marroquíes, en los juicios no han contado con las mínimas garantías procesales, condenadas por declaraciones obtenidas bajo tortura e incluso juzgadas por tribunales militares siendo civiles. Muchos de ellos sufren graves enfermedades debidas a las torturas y no reciben la atención médica que su situación requiere, derecho que diferentes convenios internacionales los reconoce.

En virtud de lo anterior, y tal como se acordó en la Declaración Institucional aprobada en Les Corts, este Ayuntamiento,

    - Reafirma su compromiso con la consideración de los derechos humanos individuales y colectivos tal y como han sido recogidos en los diferentes instrumentos internacionales,con especial referencia a la Declaración Universal de los Derechos Humanos en este su 70 aniversario y a la conocida como Declaración de Defensores y Defensoras de los Derechos Humanos en este su 20 aniversario.

    - Así mismo, entendiendo que todos y todas tenemos responsabilidad y funciones que realizar en la protección y reconocimiento de los Defensores y Defensoras, junto a las organizaciones sociales, hacemos un especial llamado a los estados para el cumplimiento de todas sus responsabilidades en esa misma protección.

    - Rechazamos los procesos de criminalización que se articulan, especialmente desde algunos sectores económicos y políticos, contra la labor de los defensores y defensoras. Estas personas cuentan, desde sus actuaciones pacíficas y como defensoras de la vida, con el reconocimiento y protección de este ayuntamiento.

    - De la misma manera hacemos un llamado a las misiones del estado español a proactivamente velar por la protección de la defensa de los derechos humanos y a tener especialmente en cuenta a los actores más golpeados como lo son los pueblos indígenas, las mujeres y la comunidad LGTBI, y así apoyar que se pueda seguir luchando por cambios pacíficamente.

    - Reconocemos igualmente el destacado trabajo realizado hasta la fecha por diferentes Programas de Protección Temporal de Defensores y Defensoras de Derechos Humanos realizados en coordinación continua entre instituciones y organizaciones sociales del ámbito de la cooperación y solidaridad internacional; por lo tanto se está estudiando el impulso de un programa de estas características para la ciudad de València.

    - Consideramos que los organismos públicos competentes deben articular los procedimientos sancionadores necesarios ante las violaciones de derechos humanos que contra estas personas pudieran cometerse por parte de terceros (empresas, organizaciones, grupos paramilitares, etc.).

    - Por último, garantizar que se integra la perspectiva de género en todas estas peticiones, teniendo en cuenta el impacto diferenciado que sufren las defensoras de derechos humanos en razón del género, en contextos de gran discriminación y violencia contra las mujeres.

—————————————————————————————————
[1] http://www.ohchr.org/SP/Issues/SRHRDefenders/Pages/Declaration.aspx
[2]https://www.frontlinedefenders.org/es/resource-publication/annual-report-human-rights-defenders-risk-2017

martes, 20 de septiembre de 2016

Votar Sí, para construir la Paz en Colombia


El 2 de Octubre el pueblo colombiano se encuentra ante una encrucijada histórica. Ese día los colombianos y colombianas, también aquellos que viven en Valencia, están llamados a refrendar en plebiscito el Acuerdo Final del largo proceso de negociación entre el gobierno colombiano y las FARC-EP, para la terminación de un conflicto armado que ha asolado Colombia por más de sesenta años.
La Coordinación Valenciana de Solidaridad con Colombia, celebra el Acuerdo y lo considera un paso fundamental en el camino a la Paz. Por eso nos posicionamos con claridad por el Sí en el Plebiscito e invitamos a todas las personas colombianas residentes en Valencia a votar afirmativamente. Un resultado favorable es esencial para que el largo proceso de construcción de la Paz que tiene que llevar a cabo el pueblo colombiano sea posible. Un proceso que tiene que sentar las bases económicas, sociales y políticas que hagan de la colombiana una sociedad más justa y que permita así alcanzar una Paz estable y duradera. Un proceso que sólo podrá desarrollarse con la participación de todas y todos, muy especialmente con la de las organizaciones populares, las comunidades y el movimiento de víctimas.
Somos conscientes que, aun con el acuerdo refrendado, son muchos los obstáculos que quedan por salvar. Es prioritario poner fin a las graves violaciones a los Derechos Humanos que sufren las organizaciones populares y las comunidades y, en especial, a la escalada de agresiones contra los defensores y defensoras de los Derechos Humanos, perpetradas mayoritariamente por los grupos paramilitares. El Estado Colombiano debe desligarse definitivamente de estos grupos e implementar políticas encaminadas a su desmantelamiento, atacando las estructuras económicas y políticas que los sustentan.
Es imprescindible que se ponga en marcha de forma inmediata la negociación con la guerrilla del ELN, para que la finalización del conflicto armado sea una realidad integral. Sólo el logro de acuerdos extendidos a todas las guerrillas (también al EPL) puede garantizar el punto final a la guerra y la realización del carácter civil de la construcción de la Paz.
Es fundamental también garantizar una justicia efectiva para con las víctimas, basada en la revelación de la verdad de lo sucedido, incluidos los crímenes cometidos por el Estado, en la reparación de los graves hechos de violencia y en el fin de la impunidad que hasta ahora los encubre. Éste es el único camino que puede asegurar la no repetición de los actos de violencia y la deslegitimación de su uso como método de resolución de conflictos o de imposición de voluntades.
Con todo y precisamente por ser conscientes del largo camino a recorrer, pensamos que es crucial dar este paso que ahora se nos presenta y votar Sí decididamente en el Plebiscito del día 2 de octubre .

viernes, 19 de agosto de 2016

Colombia: Informe sobre los Defensores de Derechos Humanos

A las puertas de firmar un acuerdo de paz en Colombia, los índices de asesinatos y agresiones contra defensores de derechos humanos siguen subiendo en contraste con el descenso acelerado de las acciones violentas derivadas del conflicto...
Conclusiones del Informe del primer semestre de 2016 "¿Este es el fin?" de la Organización "Somos Defensores" sobre la situación de los Defensores y Defensoras de Derechos Humanos en Colombia
¿Qué está pasando? ¿Este será en verdad el fin del conflicto? ¿Con esto se acabará la violencia contra defensores? Y además de ello, si los defensores(as) son pieza clave en la construcción de la paz, ¿cómo los va a proteger este gobierno? Análisis de un reto sin precedentes.

Colombia: Informe sobre los Defensores de Derechos Humanos

A las puertas de firmar un acuerdo de paz en Colombia, los índices de asesinatos y agresiones contra defensores de derechos humanos siguen subiendo en contraste con el descenso acelerado de las acciones violentas derivadas del conflicto...
Conclusiones del Informe del primer semestre de 2016 "¿Este es el fin?" de la Organización "Somos Defensores" sobre la situación de los Defensores y Defensoras de Derechos Humanos en Colombia
¿Qué está pasando? ¿Este será en verdad el fin del conflicto? ¿Con esto se acabará la violencia contra defensores? Y además de ello, si los defensores(as) son pieza clave en la construcción de la paz, ¿cómo los va a proteger este gobierno? Análisis de un reto sin precedentes.